BDSM

BDSM. Bondage, Disciplina, Dominación, Sadismo. Las principales disciplinas eróticas agrupadas en una sigla. El porno no es ajeno a estas prácticas. Cada vez más aceptadas por el gran público y por lo tanto con más demanda pornográfica. Son muchos los estudios que llevan años detrás del movimiento pero en la actualidad está cobrando una mayor repercusión. Acercándose al porno de masas y normalizando alguna de sus destrezas entre productoras mainstream.

Kink en la Feria de la Calle Folsom

Uno de los centros neurálgicos del movimiento es la Feria de la Calle Folsom de San Francisco. Se celebra anualmente desde 1984 y reúne a una verdadera multitud de aficionados, curiosos y especialistas en BDSM. Las productoras pornográficas como Kink tampoco son ajenas a esta celebración y aprovechan para darse a conocer todavía más. Es un evento sin ánimo de lucro, celebrado gracias a las donaciones de los visitantes y con el único objetivo de normalizar y visibilizar el movimiento.

Bondage

Inmoviliza a la parte pasiva para colocarla a merced del dominante. La disciplina madre del movimiento. Desde la atadura más simple hasta complejas suspensiones acrobáticas con decenas de pasos. No es raro de ver en el porno ligero como acompañamiento del sexo convencional. Son las compañías especializadas las que llevan la práctica a su verdadera expresión. Entre las más reputadas podemos remarcar a Dungeon Corp, y como no, a Kink. Los estudios acogen a verdaderos maestros de este arte, podemos disfrutar de ataduras realmente complejas que por si solas resultan suficiente aliciente para los amantes del BDSM más purista.

Disciplina

Dominación o sumisión. Someter o ser sometido. La temática BDSM más consumida por el grueso del público convencional. Las situaciones que puede involucrar son prácticamente infinitas. Desde la más básica, incorporada ya completamente al porno mainstream, consistente en humillaciones y azotes de baja intensidad hasta las más elaboradas sumisiones. Con un vestuario definido para la ocasión, normalmente cuero, pero también son habituales los disfraces humillantes. Además, con sus propias reglas y normalmente con sexo de corte extremo asociado. Un género que está en plena expansión, cada vez resulta más habitual ver a pornstars de alto nivel en este tipo de escenas.

BDSM Sumisa

Una de las compañías que está sobresaliendo por su llamativo contenido es Assylum. Sus escenas están muy enfocadas hacia la humillación y el sexo duro. Todo entra; besos negros, lluvia dorada, sexo oral violento, dilataciones masivas… Por otra parte, la mayoría de compañías ofrecen una disciplina de corte más clásico, sin tantas estridencias pero no por ello menos interesante.

Sadismo / Masoquismo

Dar o recibir dolor. Normalmente implica la utilización de una serie de instrumentos, especializados o no, en repartir castigo. Fustas, látigos, varas, pinzas, aparatos eléctricos… También se puede jugar con la presión de las ataduras para lograr el cometido. Por su propia naturaleza es el tipo de escenas donde encontramos el contenido más explícito y violento de todo el porno actual. Es un contenido no apto para personas sensibles. La tortura genital puede resultar especialmente delicada para los espectadores no preparados.


foto tomada en la Feria de la Calle Folsom en 2011 por Dugro / CC BY
foto tomada en un rodaje de Kink en 2011 por Mikey Baratta / CC BY

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.