Bree Olson

Bree Olson es una ex-pornstar estadounidense nacida en 1986. Debutó en 2006, con 20 años. Con todos los atributos necesarios para lograr el éxito. Traía el paquete completo; rubia, guapa, un físico proporcionado adornado con un buen culo, y además, todo natural. Su actitud acompañó, siempre sonriente y dispuesta para el sexo anal. Su futuro estaba cantado, llegaría a la cima en cuestión de poco tiempo.

Bree Olson

Buenas aptitudes

Demostró desde los primeros rodajes que era capaz de rendir a buen nivel dentro del porno hardcore. Pese a mostrar cierto grado de pasividad y falta de técnica se empleaba en cada rodaje, lo suficiente para no defraudar a los espectadores. Desde el primer año rodó anal y accedió de lleno al porno duro. Aguantaba orgías, con sus correspondientes exigencias, sin pestañear y con una perpetua sonrisa en la cara. Con muchos gritos de por medio, chillidos como si le estuvieran arrebatando en cada embestida un pedazo de vida, algo desconcertante, pero conseguía aportar un toque dramático muy favorecedor de cara al espectáculo.

En 2008 pasó por las portadas de Penthouse y Hustler. Se consagró como una pornstar de alto rango, acaparando protagonismo y rodando solo para grandes estudios como Digital Playgroud y Elegant Angel. Cada vez se sentía más cómoda delante de las cámaras y ya se mostraba con algo más de proactividad que en sus inicios. Ese mismo año conseguía el prestigioso premio AVN en la categoría de mejor actriz revelación y el de mejor escena de sexo anal por Big Wet Asses 10 (2006). En febrero de2011 su nombre saltó a la prensa mundial por vivir y mantener una relación sentimental con Charlie Seen.

Retiró y desencanto

Bree Olson dejó los rodajes en 2011, con solo 26 años. Con la firme intención de labrarse una carrera en el cine convencional que terminó por quedarse a medio camino. Su mayor logro es un papel en The Human Centipede 3 (2015), interpretando a la secretaria del director. No obstante, alcanzó gran repercusión en los medios por sus críticas a la industria. Contaba que tenía problemas en su día a día. Según sus propias palabras vivió durante muchos años estigmatizada, con la gente se dirigía ella como si fuera un pedófilo, no una ex-trabajadora sexual. Le hubiese gustado llevar una vida anónima pero su enorme popularidad lo hizo imposible. También se dirigió a las jóvenes que pretendían empezar en la industria para recordarles que su elección podría tener consecuencias para el resto de sus vidas


Foto tomada en la Expo AVN 2011 por flipchip / CC BY

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.