Emily Willis

Emily Willis es una pornstar nacida en Argentina en 1998. Es una de las jóvenes con más potencial de toda la industria. Su sed de sexo, una sonrisa preciosa y un culo muy dispuesto le han llevado a la cima del porno mundial.

Una teen irresistible

Residente en Estados Unidos desde los 7 años, debutó como actriz porno con solo 19, cosechando un éxito rotundo y alcanzando la elite de la industria en menos de un año. Su desempeño delante de las cámaras fue excelente desde su primera escena para Girls Do Porn. Escena tras escena se empeñó en demostrar al mundo su gran talento para el sexo sucio. Nadie le regaló nada, escaló a la cima a base de sudor, sexo anal y trabajo duro.

Es el tipo de actriz que no pasa desapercibida, tanto por su singular encanto como por la seriedad con la que se toma el trabajo. Emily Willis lo tuvo claro desde el principio, nadie quiere ver a actrices que no disfrutan y no se entregan al sexo como verdaderas ninfómanas. Bajo esta premisa se encargó de trabajar duro y dejarse la piel en cada escena. Los reconocimientos llegaron pronto, en 2019 resultó nominada a mejor actriz revelación por los Premios AVN y XBIZ.

Adicta al sexo duro

Es, junto a Gia Derza, Holly Hendrix y Jane Wilde, una de las jóvenes promesas del porno hardcore. Su especialidad es el sexo anal, abrió su culo a los pocos meses de debutar y desde entonces no ha parado. Se nota que lo disfruta y que no es un mero trámite para ganar dinero. En 2020 ganó el premio AVN a mejor escena anal por su trabajo en Emily Willis: The Anal Awakening (2019); en 2021 ha vuelto a ser nominada por su trabajo junto a Chris Diamond en The Insatiable Emily Willis (2020).

Ya lo ha hecho prácticamente todo; orgías, dobles penetraciones, blowbangs… Ha superado todas las pruebas, con sobresaliente y con su preciosa sonrisa adornando cada escena. Solo le falta probar el doble anal y el doble vaginal para cerrar el círculo de lo extremo. Además, no para de trabajar, hasta la fecha acumula más de 400 escenas. Es obligatorio destacar sus actuaciones con Markus Dupree, la química entre los dos es magnífica, y la joven somete al castigo del ruso con una entereza envidiable.