Misha Cross

Misha Cross es una pornstar polaca nacida en 1989. Una preciosa y esforzada sumisa que lleva haciendo las delicias de los espectadores más exigentes desde 2013. A base de trabajado duro y a una resistencia anal privilegiada se ha convertido en uno de los máximos exponentes del porno duro mundial.

Los prometedores inicios

Hizo su debut en el porno con 23 años. La cantera de Europa del este es inmensa, destacar no resulta sencillo para las jóvenes que aspiran a tener una carrera larga en la industria. La candidatura de la polaca superó absolutamente todas las expectativas. No se trataba de hacer sexo anal, o entregarse a dobles penetraciones desde el principio, porque eso ya lo hacen prácticamente todas, hay que dar mucho más.

Ella brilló por su actitud, por demostrar un nivel de entrega total en cada escena, sus preciosos ojos azules reflejaban un ansia insaciable de sexo que no se puede fingir. Se hizo un nombre rodando siempre un sexo violento; deepthroats, BDSM y gangbangs con toda clase de prácticas extremas como acompañamiento. Se desenvolvía con soltura en cualquier situación y entraba en éxtasis sexual en cada escena, como lo hacen las grandes, a la altura de las grandes del hardcore como Holly Hendrix, Belladona y Sasha Grey.

Todo esto unido a una buena capacidad para la garganta profunda, que ha ido mejorando notablemente con los años y la práctica, completaban un conjunto de altísimo nivel que difícilmente iba a quedarse relegado al segundo plano del porno europeo. Pero como es obligatorio, su físico tampoco desmerece tanto talento; muy guapa, con un cuerpo esbelto y un culo redondo.

Maestra del hardcore

Con tantas capacidades su paso al porno estadounidense era cuestión de tiempo. Siguiendo los pasos de la mítica Annette Schwarz rompió el porno americano. Dejándose la piel en cada escena y aceptando toda clase de vejaciones con una sonrisa que conquisto a los espectadores y la critica.

Su primer reconocimiento llegó pronto, en 2015 ganó el premio XBIZ a la mejor artista extranjera. Un año después conseguiría el mismo premio, esta vez para los AVN. Pero no se quedó ahí, el año siguiente ganó el premio a mejor escena en una producción extranjera por Hard in Love (2016) y otra vez el de mejor extranjera del año, ambos para AVN.

Tres años de triunfos consecutivos que colocaron su nombre en lo más alto del porno americano. Ya nadie lo dudaba, Misha Cross venía para quedarse y para pasar a la historia como una de las pornstars europeas con más talento para el porno hardcore. También ha hecho sus pinitos como directora, según IAFD ha rodado tres película para Evil Angel, por supuesto, de corte muy extremo y contando con ella también como actriz.