Tyla Wynn

Tyla Wynn es una ex-pornstar estadounidense nacida en 1982. Hizo todo lo necesario para que su nombre quede en la historia del porno. Actuaba como una viciosa insaciable, lo daba todo en cada escena. Destacó por el sexo anal; su trabajo es impecable y todavía recordado por los amantes del porno extremo.

Tyla Wynn

Un diamante en bruto

Debutó en 2004, con 22 años y las cosas claras. Visiblemente inexperta y con una técnica sexual poco refinada, pero todo es empezar. Era joven, guapa, con ojos bonitos y buenas tetas. Tenía todo necesario para abrirse camino en el porno y así lo hizo. Con el paso de las escenas fue mejorando su técnica para el sexo oral. Nunca llegó a la maestría de otras reinas del hardcore como Sasha Grey o Annette Schwarz, no obstante, su laboriosidad y ansias por atragantarse bien merecen un reconocimiento.

Los primeros años rodó una cantidad inmensa de películas y adquirió el caché de una auténtica pornstar. En aquella época la competencia en el porno hardcore empezaba a ser abrumadora, tuvo que medirse con mujeres de la talla de Hillary Scott, Melissa Lauren y Sandra Romain. Como suele suceder con las actrices de su categoría, brilló en su máximo esplendor en las orgías. Disfrutaba de cada una como si fuese la última. Se mostraba ansiosa. Chillando, perdiendo el control y chupando como una loca. Como si esos hombres fuesen los últimos que devoraría en su vida.

Leyenda del sexo anal

En una entrevista dijo que durante las dobles penetraciones sufría, porque al penetrar su coño la distraían de su principal fuente de placer, el sexo anal. Se especializó hasta el punto que prácticamente todas sus escenas incluían sodomía. Tanto sobresfuerzo pasó factura a su culo. Según contó en 2007 ya no podía ir al baño de forma normal y debía recurrir al uso de enemas para evacuar. Cuando el entrevistador dijo que debería tomarse con más calma el porno y dar descansos a su ano, ella respondió:

Imposible. Me gusta demasiado. Todo el mundo tiene un mal hábito.

Un orgulloso ejemplo de amor a la profesión y la sodomía. La vida es corta y que mejor forma que gastarla haciendo lo que uno ama. Como curiosidad, en 2005 apareció junto a su madre en el programa Date My Mom de la MTV. La industria reconoció su trabajo en varias ocasiones. Ese 2005 ganó su primer premio AVN, en la categoría de mejor escena de sexo de chicas por la mítica The Violation of Audrey Hollander (2004). El año siguiente conseguiría otro AVN, en la categoría de mejor escena de trío por Tease Me Then Please Me 2 (2004).

Foto tomada en la Expo AVN 2005 por Luke Ford / CC BY

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.